RyMdeTFE

Blog personal sobre BDSM y nuestra forma de vivirlo desde Tenerife, Canarias

Entradas de noviembre de 2014

Sexo, ciencia y espíritu

Observatorio

Creado el 24 de noviembre de 2014 por

Hace poco hemos descubierto un blog muy interesante, “Sexo, ciencia y espíritu: por Hermes Solenzol, cientifíco escéptico, novelista decadente“.

En el mismo podemos encontrar una gran cantidad de artículos relacionados con el BDSM, entre otros temas afines al autor, con un enfoque claramente divulgativo, haciendo hincapié en los aspectos psicológicos y fisiológicos de nuestras prácticas. Hacía tiempo que no me encontraba con alguien que escribiera con una clara tendencia tan cientificista y objetiva, y menos en nuestro idioma.

Personalmente me gustaría destacar los artículos sobre Fisiología del sadomasoquismo (I, II y III) y Estados alterados de consciencia en el BDSM, aunque el resto de artículos sobre BDSM valen igualmente la pena y recomiendo su lectura.

Comparte si te ha gustado

Conviviendo con los “Y si…”

Nosotros

Creado el 12 de noviembre de 2014 por

Empezar en este mundo con un nuevo complemento es siempre difícil, independientemente del rol. Conlleva muchas dudas, muchos descubrimientos, muchos cambios en nuestros esquemas de la otra persona, descubrir los lugares ocultos de su psique y cómo le afectan determinadas cosas… y el cerebro humano no está nunca cómodo con la incertidumbre.

Una de las formas más comunes que tenemos de gestionar esta incertidumbre es la creación de escenarios, o los llamados “Y si…”. Estas son proyecciones imaginarias de cosas que podrían ocurrir, y pongo especial énfasis en el condicional. Esto es del todo normal, e incluso deseable, pero plantea un gran problema cuando estas hipótesis empiezan a afectar a la realidad. En el entorno BDSM, donde cada parte pone tanto de sí mismo esto es especialmente crítico.

¿Y si rompemos? ¿Y si no es quien parece ser? ¿Y si no soy lo que quiere? ¿Y si quiere estar con otro? ¿Y si se mudara? ¿Y si no es el definitivo? ¿Y si me ha mentido con [algo]? ¿Y si le parezco [algo]? ¿Y si lo que he escuchado es cierto? ¿Y si es como mis anteriores?

He vivido y conocido de cerca este problema en multitud de ocasiones, y no tan solo en el mundo del BDSM. Situaciones futuras ficticias que condicionan nuestro presente o que generan conflictos cuando todo parece marchar sobre ruedas. Esta situación afecta a ambas partes por igual, generando diferentes efectos no deseables.

Por una parte el proyector, llamemos así al que genera el escenario, es víctima de una desazón, un miedo o una rabia que podría perfectamente evitar. Este sufrimiento, ciertamente injusto, se suele acrecentar porque la otra parte “no tiene en cuenta tus sentimientos” y “no comprende por qué estás tan mal”, generando una espiral de conflicto de la que es difícil salir.

Por la otra, el proyectado, llamemos así a la parte sobre la que se crean los escenarios, de repente te encuentras culpado, juzgado y ejecutado de algo que no ha ocurrido y siquiera sabe si ocurrirá, al más puro estilo de Minority Report (2002). No comprende de donde ha salido el conflicto, y a veces siquiera se entera de que tiene un conflicto hasta que le estalla en la cara.

Seguro que hay varias formas de tratar con este problema, pero las únicas que a mi siempre me ha funcionado son la lógica, la calma y el diálogo.

La lógica sirve para uno mismo. Todos generamos escenarios, y muchos, pero los debemos tratar como lo que son, hipótesis, y dejar que la realidad siga su curso viendo que ramas de los mismo va tomando y actuando en consecuencia. Esto nos permite ser justos y que las personas con las que interactuamos se puedan mostrar tal cual son, actuando preventivamente si vemos que las realidades y las proyecciones se van solapando, o dejando decidir si algo es realizable o no y sus consecuencias.

Pero no siempre se puede ser tan lógico y las emociones exacerbadas pueden hacer aparición en un momento dado. En ese momento se debe intentar hacer que entre en la ecuación la calma. Este paso es primordial para poder ir al siguiente. Atacar cualquier asunto emocional en medio de un estallido es, cuanto menos, una mala decisión. Mejor dejar que se enfríen los ánimos y dejar que la lógica vuelva a aparecer o al menos estar preparados para un diálogo entre adultos cabales.

La última herramienta, y la primordial cuando el conflicto ya ha ocurrido es el diálogo. Creo firmemente que esta es siempre la vía. Por un lado el proyector puede expresar sus miedos o barreras, liberándose de este peso, y por el otro el proyectado tiene toda la información para poder gestionar el conflicto. Esto puede llevar a cambios en la relación, puesta en común de detalles no hablados antes o simplemente a la aclaración de conceptos, pero sea cual sea el resultado siempre ser mejor que no haberse enfrentado al problema.

En resumen, mi consejo es siempre vivir en la cada momento como lo que es, siendo responsable y teniendo cabeza, pero no dejándose llevar por las irrealidades.

Comparte si te ha gustado