RyMdeTFE

Blog personal sobre BDSM y nuestra forma de vivirlo desde Tenerife, Canarias

Amae

Observatorio

Creado el 20 de mayo de 2008 por

El amae (甘え) es una de esas palabras del japonés que no tiene una traducción exacta. Se utiliza para “describir la forma en la que actúas cuando quieres ser querido y atendido, cuando quieres ser dependiente de otra persona con cierto sentido de sumisión”.

Parece ser que, en Japón, las mujeres que más gustan son aquellas que parecen niñas y que se comportan como tal, sumisas y obedientes, mientras que los hombres valoran mucho tener el papel de protectores que el amae femenino les proporciona. Esa misma actitud está muy valorada en las empresas, donde los empleados la adoptan para con su jefe.

El amae es una herramienta fundamental en Japón debido a que su sociedad es muy colectivista y siempre se piensa primero en el grupo, haciendo todo lo posible por crear “interconexiones armoniosas tanto dentro de la familia como en la empresa o en grupos de amigos” y evitando los conflictos y los enfrentamientos al máximo.

Me encontré por primera vez con este fenómeno leyendo el blog de Kirai y me llamó mucho la atención. Esta actitud es la que un dominante suele buscar en su sumiso o sumisa, sin contar luego con las particularidades de cada uno. Es curioso como en Japón fomentan en su misma sociedad algunos de los “comportamientos” que se desarrollan en el BDSM y que en Occidente vemos con malos ojos.

¿Será que debo esforzarme por buscar un sumiso japonés? Me lo pienso…

Para leer más sobre el amae, podemos ir a http://www.kirainet.com/amae.

Comparte si te ha gustado

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. interesantísimo lo que cuentas y lo que comentan en el blog del geek sobre un libro sobre la psicología de la dependencia, no conocía el término pero sí la actitud 😉

  2. Muchas gracias, es curiosísimo cómo la sociedad japonesa fomenta actitudes tan del BDSM. Algún día espero visitar ese pais y poder comprobar en primera persona cómo son y cómo se comportan, tienen una cultura tan distinta a la nuestra que seguro que es toda una experiencia.

Deje un comentario


cuatro − 3 =