RyMdeTFE

Blog personal sobre BDSM y nuestra forma de vivirlo desde Tenerife, Canarias

¿BDSM = Sexo?

Nosotros

Creado el 2 de abril de 2008 por

En este post voy a dar mi opinión sobre un aspecto del BDSM, y lo hago tras observar y hablar con personas, tanto las no relacionadas con este mundo como con personas que llevan muchos años en él. La cuestión es:

¿El BDSM acaba (o comienza, o en medio hay) siempre una relación sexual?

Empecemos por la definición que podemos encontrar en la Wikipedia sobre el BDSM, que según dice:

Es la denominación usualmente empleada para designar una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidad extrema -convencional.

Si entendemos como prácticas sexuales al hecho de mantener sexo explícito, llámese coito (palabra que usaré a partir de ahora para referirme a este aspecto de las prácticas sexuales), en algún momento de la práctica BDSM, entonces esta definición no creo que sea la más correcta.

Personalmente, entiendo el BDSM como una práctica de exaltación de los sentidos, de estimulación de la mente y del cuerpo, cuyo fin es la búsqueda de sensaciones de placer. A esta definición personal creo que le corresponde mejor la palabra sensual, que si consultamos en la RAE es:

Perteneciente o relativo a las sensaciones de los sentidos.
Se dice de los gustos y deleites de los sentidos, de las cosas que los incitan o satisfacen y de las personas aficionadas a ellos.
Perteneciente o relativo al deseo sexual.

Por supuesto, si le damos a la palabra “sexo” un sentido mucho más amplio que el simple coito, incluyendo múltiples prácticas, entonces sí estaremos entrando en lo que yo entiendo como BDSM. De hecho, opino que se puede tener una práctica de BDSM sin ni siquiera llegar a tocar directamente la piel de la otra persona, tal y como me ha demostrado mi amiga Fetishia, o con la realización de un bondage o una momificación en la que en ningún momento se manipulan directamente los órganos sexuales, tal como me han mostrado Ricardo o MASTERDETENERIFE. Incluso la privación del coito puede llegar a convertirse en un elemento más de amplificación de las sensaciones, como he visto en la relación entre la Ama Cola y su sumiso.

Mucha gente se preguntará “¿para qué tener estas prácticas si no vamos a obtener un coito?”. Ah, pero es que el coito no es lo único que da placer, y en bastantes ocasiones ni siquiera es lo que más placer da. Hay tantas y tantas prácticas, juegos, manipulaciones que te pueden llevar al borde del éxtasis, que quedarse sólo con el coito se puede considerar como un momento desaprovechado.

Ojo, no digo que no haya coito, o sexo, pues yo disfruto mucho con él. Lo que defiendo es que en el BDSM no es ese el objetivo final. Si apetece hacerlo, pues se hace, pero si el juego que estamos desarrollando no nos lleva a ello, no tenemos que forzarlo con la idea de que eso es lo correcto o lo esperable en tal situación.

Debemos recordar que lo que buscamos es el placer, la diversión, la complicidad, ir un poco más allá, sentir más, y lo buscamos como más nos guste, tanto con sexo como sin él, opino que ambas posturas son lícitas y aceptables.

Y vosotros, lectores de este humilde blog ¿cómo entendéis la práctica del BDSM? ¿Qué aportaciones y opiniones, similares o contrarias, tenéis sobre este tema?

Comparte si te ha gustado

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Me gustaria ponerme en contacto con vosotros es posible yo resido en Maspalomas

  2. Por supuesto, en la sección Quienes somos tienes todos los datos para contactar con nosotros.

Deje un comentario


+ 8 = dieciséis