RyMdeTFE

Blog personal sobre BDSM y nuestra forma de vivirlo desde Tenerife, Canarias

Entradas de abril de 2008

Cinturón de castidad para masajistas

Observatorio

Creado el 14 de abril de 2008 por

Leo en 20minutos que en indonesia, uno de esos destinos comunes del turismo sexual, se le ha ocurrido al gobierno solicitar a las masajistas que lleven sus pantalones y faldas cerradas con un candado, a modo de cinturón de castidad, para ” evitar la promiscuidad y dejar claro que en la oferta de masaje no va incluido el sexo”.

No deja de ser curioso el método sugerido… ¿serán los creadores de este informe amantes del BDSM y la privación de orgasmo?, ¿un nuevo tipo de humillación con el apoyo del estado?, ¿o simplemente serán machistas retrógrados con pocas luces?.

Por desgracia seguramente sea lo último, ya que si se hace este tipo de prácticas en este estilo de vida es porque está consensuado, pero esto no creo que vaya por esos derroteros.

Comparte si te ha gustado

La Kitsune deseada

Nosotros

Creado el 7 de abril de 2008 por

En la entrada del paseo por el supermercado comentaba algo sobre una cola de zorra y prometía una explicación.

Todo viene de nuestra pasión por el mundo oriental en general y el japonés en particular. Los que nos conocen saben que muchos de los rituales y formas que usamos son extraídos de esta sociedad, ya que muchos son ideales para nuestra forma de ver el estilo de vida BDSM. Las muestras de respeto, las reglas sociales, la jerarquía… pero sobre todo la estética y forma de pensar japonesa.

Y dentro de todo esto, tenemos un ideal de cómo sería nuestra esclava perfecta, que hemos personalizado como una representación de una Kitsune.


Una Kitsune es un espíritu zorro que normalmente está asociado a valores como respeto, sabiduría, erotismo o entrega. Hay de muchos tipos y muchas leyendas, pero uno de ellos es el que toma la forma de una mujer joven que se “encapricha” de un joven y se entrega al mismo como amante y espíritu custodio, cuidando de su familia y procurando que al mismo no le falte de nada, dando su vida por él si fuera necesario.

Muchas veces nos preguntan que por qué somos tan exigentes, y nuestra respuesta siempre suele ser la misma: porque sabemos lo que buscamos y esperamos encontrarla algún día… no tenemos prisa. El día que consideremos que nuestra esclava ha llegado a nivel de Kitsune será el mayor de los premios que le podamos dar.

Comparte si te ha gustado

¿BDSM = Sexo?

Nosotros

Creado el 2 de abril de 2008 por

En este post voy a dar mi opinión sobre un aspecto del BDSM, y lo hago tras observar y hablar con personas, tanto las no relacionadas con este mundo como con personas que llevan muchos años en él. La cuestión es:

¿El BDSM acaba (o comienza, o en medio hay) siempre una relación sexual?

Empecemos por la definición que podemos encontrar en la Wikipedia sobre el BDSM, que según dice:

Es la denominación usualmente empleada para designar una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidad extrema -convencional.

Si entendemos como prácticas sexuales al hecho de mantener sexo explícito, llámese coito (palabra que usaré a partir de ahora para referirme a este aspecto de las prácticas sexuales), en algún momento de la práctica BDSM, entonces esta definición no creo que sea la más correcta.

Personalmente, entiendo el BDSM como una práctica de exaltación de los sentidos, de estimulación de la mente y del cuerpo, cuyo fin es la búsqueda de sensaciones de placer. A esta definición personal creo que le corresponde mejor la palabra sensual, que si consultamos en la RAE es:

Perteneciente o relativo a las sensaciones de los sentidos.
Se dice de los gustos y deleites de los sentidos, de las cosas que los incitan o satisfacen y de las personas aficionadas a ellos.
Perteneciente o relativo al deseo sexual.

Por supuesto, si le damos a la palabra “sexo” un sentido mucho más amplio que el simple coito, incluyendo múltiples prácticas, entonces sí estaremos entrando en lo que yo entiendo como BDSM. De hecho, opino que se puede tener una práctica de BDSM sin ni siquiera llegar a tocar directamente la piel de la otra persona, tal y como me ha demostrado mi amiga Fetishia, o con la realización de un bondage o una momificación en la que en ningún momento se manipulan directamente los órganos sexuales, tal como me han mostrado Ricardo o MASTERDETENERIFE. Incluso la privación del coito puede llegar a convertirse en un elemento más de amplificación de las sensaciones, como he visto en la relación entre la Ama Cola y su sumiso.

Mucha gente se preguntará “¿para qué tener estas prácticas si no vamos a obtener un coito?”. Ah, pero es que el coito no es lo único que da placer, y en bastantes ocasiones ni siquiera es lo que más placer da. Hay tantas y tantas prácticas, juegos, manipulaciones que te pueden llevar al borde del éxtasis, que quedarse sólo con el coito se puede considerar como un momento desaprovechado.

Ojo, no digo que no haya coito, o sexo, pues yo disfruto mucho con él. Lo que defiendo es que en el BDSM no es ese el objetivo final. Si apetece hacerlo, pues se hace, pero si el juego que estamos desarrollando no nos lleva a ello, no tenemos que forzarlo con la idea de que eso es lo correcto o lo esperable en tal situación.

Debemos recordar que lo que buscamos es el placer, la diversión, la complicidad, ir un poco más allá, sentir más, y lo buscamos como más nos guste, tanto con sexo como sin él, opino que ambas posturas son lícitas y aceptables.

Y vosotros, lectores de este humilde blog ¿cómo entendéis la práctica del BDSM? ¿Qué aportaciones y opiniones, similares o contrarias, tenéis sobre este tema?

Comparte si te ha gustado