RyMdeTFE

Blog personal sobre BDSM y nuestra forma de vivirlo desde Tenerife, Canarias

Educación, respeto y BDSM

Nosotros

Creado el 15 de febrero de 2008 por

Parece que últimamente se habla mucho de este tema. En el último cuaderno de BDSM, foros, chats… y la verdad es que es un tema recurrente, por desgracia.

Es algo que nunca hemos entendido. Siempre hemos sido de la opinión de que si quieres que alguien se comporte contigo de una forma, has de ser el primero en comportarse así. En este caso somos bastante quisquillosos con las normas de educación, así que siempre intentamos cumplirlas en lo posible.

Por eso no entendemos que haya dominantes (o supuestos dominantes) que te abra un privado en un chat, o te envíe un correo, y comiencen la conversación con un “Hola zorra, ponte a mis pies”… o peor. Nos parece una falta de educación y respeto increíble. Da igual que seas dominante, sumiso, switch o vainilla. Antes de eso todos somos personas, y como tal hemos de tratarnos y comportarnos. Luego, una vez entrados en confianza o relación ya es otra cosa, y en eso se basa la consensuación. Al menos esa es nuestra forma de verlo.

En el otro lado también encontramos sumisos (o también supuestos sumisos) cuyas normas de educación brillan por su ausencia. Y con eso no quiero decir que tengan que tratar a todo dominante de usted ni nada parecido, ya que personalmente creemos que el tratamiento de respeto ha de ganarse. Unas simples normas de educación básica son suficientes, aunque algunos las confundan con la reverenciación.

Y después están las que más nos han llamado la atención, las faltas de educación y respeto entre miembros de la propia comunidad y los que no pertenecen a ella.

Si hay algo de lo que estamos seguros tras el tiempo que llevamos en ella es que cada relación es un mundo, y por ello hemos aprendido a no juzgar a nadie. Nos podrá gustar más o menos lo que alguien hace, pero al igual que no soportamos que se metan con nuestra forma de vivirlo, jamás le diremos a alguien cómo debe hacerlo. Si es sensato, seguro y consensuado, pues que lo disfruten, que para eso está.

Y lo mismo se aplica a los que no practican el BDSM. Tenemos la suerte de que todo nuestro entorno cercano conoce nuestro estilo de vida, y nos respetan igual que nosotros los respetamos a ellos. No intentamos “meterlos en este mundo escabroso” (nótese el tono de ironía) ni ellos intentan hacernos salir de él. Cada uno vive su vida como quiere. Si alguien es vainilla, pues bien por él, y la verdad es que nos molesta mucho que cierta gente use este término con tintes de insulto.

Bueno, este post ya se está alargando demasiado, pero espero que nuestra visión de este problema pueda ayudar a alguien. A nosotros nos ayuda bastante el simple hecho de escribirlo.

Comparte si te ha gustado

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Hola, muy interesante el artículo. Practico el BDSM desde hace ya muchos años y te puedo asegurar que lo hemos hecho social a un gran número de amigos. En algunos contextos es un poco más difícil abrirse. Pero siempre que uno quiera optar por éste estilo de vida y lo haga de manera sana segura y consensuada, todo es posible.

  2. Claro que si.

    Al final todo es cuestión de plantearlo de la forma más normal posible. Si tú respetas a la gente, sin intentar inculcare nada, ellos suelen hacer lo mismo.

Deje un comentario


4 + = trece